Magia con sal

La sal se ha usado durante siglos en rituales de protección para personas y lugares. Es un purificador muy efectivo, limpia las malas energías y elimina todo lo malo.

Anuncios

Continuamente estamos expuestos en nuestra vida diaria a malas energías, envidias y vibraciones de baja frecuencia. Esto es inevitable: tensiones en casa, discusiones con compañeros de trabajo, enfrentamientos con miembros de la familia o amigos, etc… Somos como grandes receptores y sin querer, vamos cargando sobre nosotros todas esas energías negativas que nos rodean. Esto puede afectarnos de diferentes maneras, tanto a nivel físico como a nivel psicológico. Puede manifestarse en forma de dolores de cabeza, dolores en el cuello y espalda, pesadez de piernas, insomnio, pesadillas nocturnas, tristeza, irascibilidad, afecciones en la piel y muchos otros trastornos de salud.

Ya que es inevitable exponernos a todas estas situaciones, al menos podemos intentar que nos afecten lo menos posible, protegiéndonos contra ellas mediante rituales sencillos que nos ayudan a limpiarnos, purificarnos y alejar de nosotros toda esa mala vibración.

La sal se ha usado a lo largo de los siglos para rituales de este tipo. La sal nos ayuda a canalizar la energía dentro de nosotros y purificar las energías de nuestro entorno.

Aquí voy a contaros una serie de rituales muy sencillos con sal que todos podemos realizar.

ALEJAR MALOS DESEOS CONTRA NOSOTROS

Coloque una fotografía suya, mejor de cuerpo entero, sobre una superficie plana y limpia. Elija un sitio que no vaya a usar, pues deberá ocuparla varios días. Ponga alrededor de la fotografía un círculo de sal gorda. Durante una semana, vaya añadiendo un poco más de sal al círculo. Mientras hace esto, concéntrese en pedir que todas las envidias y los malos deseos se alejen de usted. Cuando pasen los 7 días, tire la sal por el inodoro y guarde la fotografía en su mesita de noche.

NEUTRALIZAR MALES DE OJO

Realice debajo de su cama una cruz con sal gorda, a la altura de la almohada. En su mesita de noche coloque un vaso de agua con otro poquito de sal. Durante 3 días, mantenga la sal debajo de su cama sin tocarla. El vaso de agua con sal, sin embargo, cámbielo diariamente. Cuando pasen los 3 días, tire la sal y el agua del vaso por el inodoro.

AMULETO PARA PROTEGERNOS DE LA MALA SUERTE

Durante una noche de luna llena, coloque 7 montoncitos de sal gorda en fila, sobre una superficie limpia y plana, donde no haya peligro de que se caiga o haya corrientes de aire. De izquierda a derecha, añada al primer, tercer, quinto y séptimo montoncito una pizca de sándalo. Puede ser en polvo o una gotita de aceite esencial. En el segundo, cuarto y sexto montoncito añada un grano de cualquier incienso. Se dejan toda la noche y a la mañana siguiente lo meteremos todo en un bolsita o saquito de color morado y lo guardaremos en el armario de nuestro dormitorio. Si el saquito lo hemos hecho nosotros, mucho mejor, pues llevará sólo nuestra energía y la de nadie más.

BAÑOS DE SAL

Además, no olvidéis nunca el efecto limpiador y purificador de los baños de sal. Echar un puñado de sal al agua donde nos bañemos mejorará nuestras energías de manera espectacular. Si no tenemos bañera, podemos disolver un puñado de sal en una jarra con agua y echárnosla por encima cuando nos duchemos.

Autor: Somosmagia2017

somosmagia2017@gmail.com