El arcángel San Miguel

¿Quién es el arcángel San Miguel? ¿Cual es su cometido?

Anuncios

El arcángel San Miguel es uno de los arcángeles más conocidos y, junto con San Gabriel y San Rafael, los únicos que aparecen en todas las religiones mayoritarias: cristianismo, judaísmo e Islam.

Su nombre significa “quien como Dios” y está considerado un guerrero, el capitán de los ejércitos celestiales. Es el Rayo Azul. Lucha incansablemente contra Satanás, se dice que fue él quien expulsó del cielo a este ángel maligno y a sus seguidores con su espada incandescente. Por eso, a lo largo de la historia se le ha representado sometiendo al demonio, con éste tirado en el suelo, y poniendo San Miguel el pie sobre su cuello.

También se le considera el guardián y protector de la Iglesia y el jefe de la milicia celestial que lucha contra los enemigos de Dios.

Por eso su imagen siempre le muestra vestido de guerrero o soldado, con coraza y a veces casco. Porta una lanza o una espada. En otras ocasiones porta una balanza, pues una de sus funciones también es la de pesar las almas de los hombres en el momento del Juicio Final. También puede portar unas llaves, que simbolizan su poder para abrir las puertas del cielo a aquéllas almas que se lo han ganado.

Os dejo unas oraciones que reflejan muy bien las atribuciones de este arcángel.

ORACION A SAN MIGUEL PARA PEDIR LA ENTRADA EN EL CIELO

Oh, gloriosísimo San Miguel Arcángel. Príncipe y caudillo de los ejércitos celestiales. Custodio y defensor de las almas. Guarda de la iglesia. Vencedor, terror y espanto de los rebeldes espíritus infernales.

Humildemente te rogamos librar de todo mal a los que a ti recurrimos con confianza. Que tu favor nos ampare y tu fortaleza nos defienda.

Mediante tu incomparable protección, adelantemos cada vez más en nuestro servicio al señor. Que tu virtud nos esfuerce todos los días de nuestra vida. Especialmente en el trance de nuestra muerte. Para que, defendidos por tu poder del infernal dragón y de todas sus acechanzas, cuando salgamos de este mundo seamos presentados por ti, libres de toda culpa, ante la Divina Majestad.

Amén.

ORACIÓN A SAN MIGUEL PARA PEDIR PROTECCIÓN

Ángel de luz, que custodias las puertas sagradas del cielo, que pesas en tu balanza la justicia, que partes con tu espada las tinieblas.

Defiéndeme de todo lo malo que quieran contra mí, contra mi hogar o contra mis seres queridos. Defiéndenos en la lucha, sé nuestro amparo contra la perversidad del demonio. Que Dios humille su soberbia.

Y tú, Príncipe de la milicia celeste, arroja al infierno a Satanás y demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.

Amén.

ORACIÓN A SAN MIGUEL PARA QUE NOS GUÍE EN NUESTRO CAMINO

Te amo, te bendigo y te doy gracias por tu gran servicio hacia mí y hacia toda la humanidad a lo largo de tantos siglos.

Envía tus ángeles de protección para que me envuelvan a mí y a mis seres queridos, así como a todos los seres constructivos que hay sobre la Tierra.

Libéranos de los pensamientos y sentimientos que no se ajustan Concepto Inmaculado de Dios para nosotros.

Te doy gracias, amado Arcángel San Miguel.

ASÍ ES. ASÍ ES. ASÍ ES.

COMPRAR ORÁCULO DE LOS ÁNGELES

 

Oración a San Benito para alejar las envidias, los enemigos y las malas personas

En 1980, el Papa Juan Pablo II, nombró a San Benito patrono de toda Europa. Esto es porque es el santo que más influencia ha tenido en el viejo continente, gracias a la orden religiosa que fundó y por medio de sus extensos escritos y sabias enseñanzas. Benito significa “bendecido”.

“Oh glorioso San Benito, modelo sublime de todas las virtudes, vaso puro de la gracia de Dios. Heme aquí, humildemente postrado ante ti. Imploro tu corazón lleno de amor para que intercedas por mí ante el trono divino de Dios.

A ti recurro en todos los peligros que a diario me rodean. Protégeme contra mis enemigos, contra el maligno enemigo en todas sus formas e inspírame a imitarte en todas las cosas

Que tu bendición esté conmigo siempre, de modo que pueda huir de todo lo que no es agradable a Dios y evitar así las ocasiones de pecado.

Dulcemente te pido, que me consigas de Dios los favores y gracias de las cuales yo estoy tan necesitado, en las pruebas, en las miserias y en las aflicciones de la vida.

Tu corazón siempre estuvo tan lleno de amor, compasión y misericordia hacia los que estaban afligidos o con problemas de cualquier tipo.

Tú nunca has despedido sin consuelo y asistencia a cualquiera que haya recurrido a ti. Por lo tanto, invoco tu poderosa intercesión, con esperanza y confiado en que tú escucharás mis oraciones y me alcanzarás la gracia especial y favor que tan seriamente te imploro (pedir el favor a recibir), si es para la mayor gloria de Dios y el bien de mi alma

Ayúdame, Oh gran San Benito, vivir y morir como un hijo fiel de Dios, que sea siempre sumiso a Su santa voluntad, para lograr la felicidad eterna del cielo”.

Amén

COMPRAR CRUZ SAN BENITO CON CADENA
COMPRAR MEDALLA DE SAN BENITO